jueves, 31 de agosto de 2017

Islam, islamismo y fundamentalismo religioso: ¿Quién es nuestro enemigo en realidad?

No sé si saben que hará cosa de unas semanas, un terrorista islamista reventó cajas torácicas de transeuntes y aplastó cráneos de bebés como si fueran puta fruta madura en las ramblas de Barcelona con ayuda de una furgoneta, causando una masacre horrible.



Se lo pregunto porque después de tener que soportar a nuestros medios de comunicación hablando durante semanas de un "incidente" (que no acto terrorista) y de "radicales" (sin ideología aparente) y centrándose en el problemas más importante relacionado con este acto, que es sin duda la  independencia de Cataluña, es posible que no les quede nada claro la naturaleza de la amenaza a la que nos enfrentamos. De ahí mi artículo. Para ponerle nombre, cara y apellidos a lo que nos enfrentamos, en vez de hacerles el juego. Y de hacerlo con la cabeza fría, pero renunciando a los paños calientes.





El Islam


Infinitos ángulos desde el que interpretarlo.

No es una religión de paz. Pero qué cojones, ninguna de las religiones abrahamica lo ha sido, nunca. Ni la mía tampoco, que es el cristianismo, ni el judaísmo claro. Como buenas creencias abrahamicas, todas ellas son religiones creadas por pueblos guerreros allá por la edad del bronce (o por culturas ancladas en dicha edad del bronce). Déjense de mandangas, por supuesto que se concibieron siendo violentas y tribales. Por supuesto que todas dicen cosas horribles y por supuesto que tú puedes aislar pasajes de libros sagrados y justificar burradas. Eso es irrelevante.

Pero el Islam no es el enemigo, no se engañen. Les ruego que hagan una cosa con el Islam: Que lo vean y lo traten como si fuera una religión más, muy parecida a la suya. Porque lo es. Es una religión cualquiera. No tiene nada especialmente ni bueno ni especialmente malo, ni su mensaje difiere mucho del mensaje de sus otras religiones hermanas, que en esencia consiste en "la paz sea contigo, y que le follen a nuestros enemigos". Es, de hecho, tan brutalmente parecida "sobre el papel" al cristianismo, que cuando nació allá por el siglo séptimo, muchísima gente la consideraba una secta cristiana, ahí es nada el parecido. Abandonen el discurso del "excepcionalismo islámico", no sólo es falso, si no que además es justamente el mismo argumento del ISIS y de gente de igual ralea.

Es una religión más. Y al igual que pasa con el cristianismo, el islam tiene decenas y cientos de sectas y corrientes. Existe un cisma grande, suníes VS chíies, semejante al del catolicismo VS protestantismo (con una pátina cultural de árabes VS persas), y existen a su vez muchas ramas dentro de cada uno de esos cismas. La inmensa mayoría de las ramas son, digamos, religiones normales. Y la inmensa mayoría de los creyentes musulmanes son, en efecto, creyentes normales y gente normal.

Es decir, gente que suda mucho la polla de su libro sagrado ya que leerlo da perezote. No, no me miren así ¿Acaso te has leído tú la biblia entera, eh, cristiano de pro? Pues eso mismo. La disección de todos los particularismos del islam y análisis del Corán es un acto fútil porque verán, la teología nunca le ha importado tres mierdas al creyente de a pie, ni mucho menos al terrorista. Una vez más, vuelvo a insistir: Son lo mismo. Son gente normal y una religión normal...

...salvo aquellos creyentes que no lo son, y aquellas sectas dentro de esa religión, que tampoco lo son. Y de esos voy a hablar ahora.


Wahabismo, salafismo, y fundamentalismo religioso

¡La paz sea contigo! Ahora tápate, puta
Durante la primera mitad del siglo XX el mundo musulmán se encontraba en un proceso de reforma para salir de sus estancamiento secular y el shock que había supuesto la disolución del califato otomano al finalizar la primera guerra mundial. El mundo árabe abrazaba el socialismo en mayor o menor medida, e inciaba un proceso de laicismo y modernización, muchas veces impulsado desde las corrientes más moderadas del islam, mayormente las órdenes religosas sufíes.

Hasta que los ingleses dieron el control de las ciudades santas, Medina y la Meca, a la tribu de follacabras más retrógrada del mundo, la casa de Saud, y se fue todo a la mierda.

Controlando el corazón de la religión musulmana, los saudíes apoyaron y financiaron a las corrientes más fundamentalistas y sectarias del islam, el wahabismo y el salafismo. Primero lo hicieron con dinero de los peregrinajes, y luego, con la fuerza irresistible de los petrodólares. Primero fue algo circunscrito a la casa real de Saud, pero poco a poco toda Arabia Saudí y sus vecinos de la península arábiga acabaron haciendo lo propio: Emiratos Árabes, Omán, Qatar... para colmo de males, los Estados Unidos dieron su beneplácito a dicha práctica al considerar el fundamentalismo religioso como un antídoto eficaz contra el comunismo, que ya se sabe que  "laicismo" y "socialismo" eran sinónimos de "rojos sanguinarios y ateos" durante la guerra fría.

Así pues, en cuestión de apenas unas décadas, la venerable religión de Averroes y Rumi fue siendo reemplazada por un credo moderno, intolerante, hortera y podrido de dinero, la versión árabe de las mega-iglesias de predicadores yanquis. Esas sectas wahabitas y salafistas fueron transformando sociedades abiertas y tolerantes en sociedades retrógradas. Como un Rey Midas a la inversa, toda sociedad que esas sectas tocaban se transformaba en mierda pura, haciendolas involucionar, destruyendo la convivencia religiosa, trufándolos de atentados y volviendo a imponer velos y burkas en lugares donde había minifaldas y rock and roll a golpe de amenazas terroristas y maniobras políticas. ¿Recuerdan ustedes El cuento de la criada? Eso mismo, esa misma distopía no es ciencia ficción. No es un invento. Eso ya ha pasado en oriente medio, en sociedades antaño laicas, y no es en absoluto alarmista ni "fóbico" pensar que pueda volver a repetirse. No se trata de "islamofobia", se trata de prestar un poco de puta atención a la historia de países como Irán, Pakistán o Egipto.

Esas ramas de la religión musulmana, como iba diciendo, no son normales ni representan a "el islam", de igual manera que el Opus Dei no es el catolicismo en su totalidad, ni la iglesia de Westboro es el protestantismo, y sin embargo, aquí estamos. Con gente que grita "¡'Islamofobia!" cada vez que alguien denuncia a esas sectas, como si esos follacabras fueran los portavoces de toda su religión y no a una pequeña caterva de cavernícolas forrados de dinero, en un alarde de la falacia de "la parte por el todo".

Falacia a la cual se le une otra falacia adicional: La de la falsa equivalencia. La de decir que "todas las religiones (sic) son iguales", refiriéndose a "todas las corrientes dentro de una misma religión". Así pues, el catolicismo moderado de tu abuela que hace voluntariado en Cáritas y el catolicismo fundamentalista de Hazteoir son la misma cosa porque, puaj, catolicismo. Los derviches sufíes y y el wahabismo son la misma "religión de paz". El judaismo cosmopolita e inteligente de los sefardíes y el sionismo ultraortodoxo más misógino y cerrado son lo mismo. Lo mismito, mismo, mismo, si compartes profeta, ale, al mismo saco. Señores, el terrorista del ISIS tiene mucho más en común con el activista de Westboro o el Legionario de Cristo que con el derviche, por mucho que ambos compartan profeta. Al meter al mismo saco al creyente tolerante con el fundamentalista y al pretender que el fundamentalismo es algo "normal" en todas las religiones, el ateo de chichinabo desprecia sin molestarse en conocer mínimamente aquello que critica, y el fundamentalista neandertal se beneficia de la buena imagen que tiene la rama moderada de su religión (a la que por supuesto, odian con toda su bilis), verbigracia del "efecto halo". Todos ganan. Y por "todos", quiero decir, "los más imbéciles y extremistas de todo este debate".

Enterémonos de una vez: Las sectas fundamentalistas no son una religión más ni son el estado normal de la religión, son el puto mal encarnado, y mucho más parecidas entre sí de lo que les gustaría admitir, y eso te lo dice un creyente. Y hacer esa distinción entre las distintas corrientes internas de cada religión es absolutamente necesario si queremos combatirlas.


El islamismo, el islam político, y la alianza con los evangélicos republicanos

El ISIS estaría orgulloso de contar con soldados tan devotos
La siguiente fase de la expansión de esas sectas fundamentalistas era algo totalmente inherente a ellas: transformarse en un movimiento político. El islamismo es el islam político: Una corriente política que, justificándose en las interpretaciones más rigoristas del islam, defiende la imposición de un sistema político teocrático y una ley de base religiosa, acabando con el laicismo y toda pretensión de separación entre iglesia y estado, ya sea por métodos violentos o ganando elecciones. Para los islamistas, la democracia es "como un tren, una vez llegas a tu destino, te bajas de ella" (Erdogan dixit) y los estados laicos son directamente sus enemigos mortales a destruír. Y a eso mismo se han dedicado los wahabitas y salafistas desde que nacieron, y este es, en última instancia el motivo de los atentados de Barcelona. No es que lo diga yo, es que lo dice el propio ISIS: esto es por "Siria, Libia e Irak", todos ellos países en guerra civil donde los islamistas intentan imponerse al diversos estados laicos por la fuerza de las armas.

El islamismo político nos ha matado porque considera que occidente en general es un obstáculo en su maravilloso programa político de imponer una teocracia en Siria que sustituya al régimen laico de Al Assad, al que sus cadenas televisivas a sueldo pintan como un villano de opereta. Ya saben, tacita a tacita, un régimen laico menos, un régimen islamista más. Dictadura o democracia, tanto les da, lo importante es que el país sea islámico, no laico. Con sus ejecuciones sumarias de gays, su persecución de apóstatas y ateos, sus leyes de blasfemia, sus ciudadanos de primera y de segunda en función de su credo, sus mujeres sumisas, una puta maravilla de modelo social, vaya.

El islamismo no es "una opción política más". El islamismo o islam político es el nazismo de oriente medio. Allá por donde pasa, el islamismo deja un reguero de muertos, mutilados, guerras civiles y sociedades distópicas espantoso, y tiene una catadura moral equivalente a la de cualquier régimen fascista. Pero por algún motivo, en vez de aterrarnos, condenarlo públicamente y llamarlo por su nombre de manera inequívoca cada vez que asoma su cabeza, tal y como sí que hacemos con los neonazis, o bien no mencionamos su ideología, no vaya a ser que nuestros amiguitos de su majestad el rey se nos cabreen, o bien tratamos al islamismo como una ideología u opción más, cogiéndonosla con papel de fumar y llegando a hacer de tontos útiles, lavando su imagen al afirmar que existen los "islamistas moderados", poniendo por bandera y ejemplo a un autócrata indeseable como Erdogan.

Señores, no existen los "islamistas moderados", de igual manera que no hay "neonazis moderados", ni "jemeres rojos moderados", "republicanos evangélicos moderados", ni "estalinistas moderados", ni "miembros del Yunque moderados". La moderación es la antítesis del fundamentalismo religioso.

Es hora de que despertemos al hecho de que los islamistas, que no los musulmanes, sí que son nuestros enemigos. Quien porte esa ideología, es mi enemigo, de igual manera que lo pueda ser un nazi. Me importan tres mierdas que no haya matado una mosca en su vida, o que no sea un terrorista. Es mi enemigo porque quiere acabar con todo aquello que amo de nuestra sociedad. Que haya decidido usar métodos violentos o no pacíficos para defender su idea me es irrelevante, por mucho que repita este gráfico engañabobos. ¿O es que acaso nos hemos olvidado de que "unos golpean el árbol, y otros recogemos las nueces"? ¿O es que acaso la ideología no importa?

El problema del mundo musulmán es que esta ideología (y repito, es, ante todo, una ideología) NO ES MINORITARIA entre los habitantes de los países musulmanes, como sí que pasa en Europa.

Mi problema no es con "el islam". Mi problema es con cientos de millones de gilipollas  en el mundo musulmán que creen en estas majaderías:

Matar a quien abandone tu religión: Una idea normal como cualquier otra

Mi problema es con la gente todavía más gilipollas que creen que puedes tener una democracia fuerte con libertades personales y derechos humanos garantizados mientras una parte importante del electorado creen legítimo imponerte una teocracia, ya sea por la via de las armas o del voto, y que debemos de "respetar sus creencias" por el mero hecho de que dichas creencias sean mayoritarias entre tal o cual comunidad de inmigrantes porque obviamente las minorías raciales no pueden ser intolerantes ni retrógradas, ni mucho menos merecen criticadas por los malvados hombres cis hetero blancos.

Mi problema es con los "progresistas" yanquis que defienden que oye, que no pasa nada porque ellos llevan años conviviendo con los repúblicanos, que al fin y al cabo son, en una alta proporción, fundamentalistas cristianos con plataforma política aliada con los saudíes, y que no pasa nada de nada, ahí están ellos, siendo "la mejor democracia del mundo" gracias a tolerar a "todos los credos", y
que ya se sabe que la política identitaria debe de tener prioridad sobre el laicismo tal y como hacen en USA, siendo esa su principal diferencia con nosotros, los "intolerantes" europeos.

Miren, entre la política identitaria yanqui y el laicismo europeo me quedo con el segundo, y de lejos. Y sí, sí que pasa algo por tolerar el fundamentalismo religioso como una opción política más. No, no creo que vayamos a acabar como en Kabul. El problema es que si los europeos  damos un paso atrás y consideramos que la teocracia y el islamismo político es una opción política válida y defendible, acabaremos como los americanos, oh, gran faro de la democracia universal.

Léase, acabaremos con su aversión al desnudo y el sexo, sus rezos en colegios públicos, sus teorías creacionistas impartidas en aulas, sus leyes homófobas, sus juramentos a la bandera, su aversión a la blasfemia con "espacios seguros" y vetos a gente que moleste a los fundamentalistas religiosos como Salman Rushdie o Stephen Hawkings. Y con el puto Donald Trump de los cojones, por supuesto, que bien que recibió ese apoyo imprescindible de los fundamentalistas evangélicos a los que tanto "toleran". Así que lecciones de los progres americanos, ni media, que no somos lationamericanos afincados en Miami a los que puedan vender esta burra infecta. "Bendisiones" no, gracias.

Señores, es hora de aprender a hacer distinciones y de aprender, sobre todo, que esto no va tanto de el cristianismo contra el islam, y sí que va del laicismo contra la teocracia islamista. Y más nos vale que nos demos cuenta de que los islamistas son nuestros enemigos jurados, porque créanme, tal y como demostraron en Barcelona, ellos sí que tienen muy clarito que nosotros somos los suyos.

4 comentarios:

Arthegarn dijo...

Edu, lo siento pero lo primero que tengo que hacer al leer este artículo es criticarte la cobardía intelectual, porque no tiene otro nombre.

No puedes empezar un párrafo con una afirmación de tanto calado como que el Islam no es una religión de paz para, a continuación, desproveerla totalmente de contenido afirmando que, bueno, que "ninguna de las religiones abrahamica (sic) lo ha sido, nunca". En primer lugar eso es falso y luego entraré en ello, pero es que, sobre todo, es cobardía progre y sincretista. "El Islam no es una religión de paz. Hum, esto queda un poco fuerte, ¿no? Es verdaderamente lo que pienso, pero me arriesgo a que la mitad de los trolls de Facebook me llamen islamófobo... Ya sé, voy a "matizarlo" diciendo a continuación que es que, total, tampoco es tan grave lo que acabo de decir porque religiones de paz, lo que se dice religiones de paz, no hay ninguna así que con la frase anterior tampoco estoy diciendo nada. O todos moros o todos cristianos, jo, jo." Pues no, macho, otros te lo pasarán pero yo no, no puedes proponer una tesis y, a continuación, por si ofende, desproveerla de contenido echando mierda al ventilador. Apesta. Si por lo menos a continuación analizaras aunque fuera brevemente las nada sutiles diferencias entre las religiones abrahámicas respecto a sus doctrinas de expansión, en plan "ninguna es una religión de paz, claro, pero es que aun así hay clases" podrías tener un asomo de disculpa, pero es que ni eso. Tábula rasa total. Shame on you.

Pero es que, además, lo que dices no es cierto. Cuando dices que el cristianismo no es una religión de paz, ¿de qué cristianismo hablas? ¿Del "tuyo", el mnás extendido en España, el cristianismo católico básico, de catequesis de comunión? Esa es una religión de paz, amor y perdón. ¿De las enseñanzas de Cristo, como se interpretan directamente de los Evangelios? Esa es una religión de amor, entrega y sobre todo, perdón. ¿Del cristianismo "de los listos", de los teólogos, de los que se leen la Biblia completa? Pues esa muchísimo más. El hecho de que el cristianismo sea una religión abrahámica y que el Antiguo Testamento no cuente una historia de paz, sino de guerra, no quiere decir que el cristianismo sea una religión guerrera y elitista como el judaísmo porque toda la palabra anterior a Cristo debe reinterpretarse a la luz del mensaje de Cristo. No puedes citarme un pasaje del AT en el que se fije que hay que lapidar a los homosexuales sin antes tamizarlo con Cristo, de lo contratrio el mensaje no es cristiano, es judío.

Así que, no. Esa generalización es, en primer lugar, cobarde y demagógica y en segundo lugar falsa. Y estoy casi seguro de que no crees en lo que has escrito.

Anónimo dijo...

El Islam, desde luego, no es el enemigo. Al menos en términos literales. El Islam es una idea y las ideas no son el enemigo; el enemigo es siempre el ser humano que alberga, transmite y actúa de acuerdo a unas ideas. Y sí que tiene ideas especialmente malas, específicamente la Yihad por la Espada es decir: la guerra santa, la expansión del Islam por la espada. Y, sí, antes de que salga algún listillo sé perfectamente que Yihad puede interpretarse como lucha espiritual contra el mal, conozco la diferencia entre la Yihad mayor y la menor e incluso sé que esa diferencia tiene un origen doctrinal muy discutido, cuatro siglos tras la hégira y que Mahoma nunca hizo esa diferenciación. Por eso uso el término exacto: Yihad por la Espada.

¿Quieres comparar religiones abrahámicas? Va, venga. El cristianismo no tiene nada parecido a la Yihad por la espada, por supuesto. Su forma de transmisión está claramente fijada por el propio Cristo en Mt. 10:5-15 y concordantes (y más, pero ahí explícitamente) y es intelectual y de anuncio y predicación. No tiene nada que se parezca remotamente a la Yihad por la Espada. El judaísmo, religión de un pueblo guerrero, podría parecer que sí, pero en realidad no es así. Los judíos son el Pueblo Elegido y tienen un pacto específico y particular con Dios que se transmite por sangre. El judaísmo puede ser una religión de conquista, pero no es de expansión a través de la conquista porque los pueblos conquistados no pueden convertirse al judaísmo; nadie puede "convertirse" al judaísmo, la propia idea de conversión es cristiana, muy posterior al Pentateuco. La idea de la Yihad por la Espada es propia y exclusiva del Islam y es una mala, muy mala idea. Oh, es muy buena para el memeplex, desde luego, a los hechos me remito, pero para todos los demás es una idea particularmente mala, un mensaje especialmente malo que dice que puedes obligar a alguien, por la fuerza, a creer en algo. Y no solo que es posible sino que es bueno y que estás justificado a hacerlo y obligado a colaborar con ese esfuerzo cuando se da. No, macho, no.

Y eso de que el cristianismo se puede reducir a "la paz sea contigo, y que le follen a nuestros enemigos" es absurdo. ¿Pero tú has leído el Nuevo Testamento, macho? Mierda al ventilador. Mierda al ventilador. Pues no. Las personas merecen respeto, las ideas no, y el Islam es una religión particularmente peligrosa porque incluye ideas particularmente malas como la Yihad por la Espada (y la necesidad del califato, y la muerte del apóstata, y la exaltación del fanatismo y la condena del tibio y un largo etcétera); y si tú no tienes los tegumentos para decirlo así, espera que lo digo yo.

Arthegarn dijo...

Sigo. Llegamos a la parte de "la culpa es de los ingleses que pusieron en Arabia a los Saud." Claro. Supongo que la Revolución Islámica en Irán es cosa de los Saud, ¿no? Pues no. Es evolución paralela ergo el argumento se derrumba porque la monarquía Saudí no es condictio sine qua non para las teocracias extremistas e intolerantes. ¿Que el wahabismo es un problema? Desde luego. ¿Que el wahabismo no es el Islam, sino una forma particularmente extremista de aplicar e interpretar el Sunnismo? Totalmente de acuerdo. ¿Que hay que llamar la atención a la gente sobre ello? Desde luego. Pero el cuento de que la culpa de lo que pasa es de los ingleses (o de los americanos), si lo vas a contar así, pues no.Y, aunque estoy muy de acuerdo contigo en el párrafo de la falsa equivalencia (¿seguro que es una falsa equivalencia?) que lo digas ahí, cuando unos párrafos más atrás has caído tú en lo mismo, y caído hasta el 666º nivel del Abismo, es... bueno, un tanto irónico.

(Por cierto, ¿cuál es el cuento de la criada?)

Describes bien el islamismo, pero lo propones como si fuera excepcional, optativo, y no lo es. Lo que se desprende del Islam es el califato, la teocracia, no la separación Iglesia-Estado. No es que haya algunas sectas que propugnen esa idea, antes bien hay algunas otras que propugnan el laicismo y lo propugnan de momento. Igual que el cristianismo nunca, y digo nunca, verá la homosexualidad como algo bueno sino, como mucho, como algo tolerable, el Islam nunca verá el laicismo del Estado como algo bueno sino algo, como mucho, tolerable; sea para evitar un mal mayor (un régimen cruzado), sea como estado transitorio hasta la final conversión de suficiente gente como para proclamar un califato. Esa religión es así, carape, no entiende de espacios aislados, permea toda la actividad humana, toda interacción social y ese es su objetivo, su esencia, su raison d'être. Y hay muchas sectas cristianas así, también, esa idea no es nueva en absoluto; el laicismo es lo que es nuevo. El problema es que el Islam es un memeplex que se adapta muy mal al laicismo y muchísimo peor que la religión de mansedumbre y de "al César lo que es del César" de Jesús.

Eso sí, lo que hay es musulmanes no islamistas. Y católicos no practicantes, que viene a ser lo mismo mutatis mutandis, pero ambas religiones dicen lo que dicen, que no es lo mismo, y se prestan a lo que se prestan. Y dejémoslo claro: la inmensa mayor parte de los musulmanes no islamistas están fuera de la Umma.

Dicho todo lo anterior, en el fondo, pensamos lo mismo. Y tenemos los mismos problemas con la misma gente. Y a los dos nos gusta Popper, a quien me sorprende un poco que no hayas sacado para hacer proselitismo liberal ;).

Tienes razón, esto no va de Cristianismo contra Islam, aunque cierta gente (sobre todo islamistas) quieran venderlo así. Va de laicismo contra teocracia. El problema, y también hay que decirlo muy claro, es que el Islam propugna la teocracia con coherencia y contundencia y, por tanto, es una ideología peligrosa y deberíamos tratarla como tal. Con cuidado, con los ojos abiertos, y con café descafeinado.

Storm Crow dijo...

El laicismo progre y liberal versus el islamismo teocrático no son tan opuestos como parece, los extremos se tocan. Hay una paradójica congruencia entre "que todas las mujeres se destapen" y "que todas las mujeres se tapen". Por eso la mayoría de los progres prefieren el Islam al Cristianismo. Aconsejo la lectura de la novela "Sumisión" de Michel Houellebecq, las cosas son más complejas de lo que parecen y el Islam puede llegar a ser el "sucesor natural" del Occidente postmoderno y la tabla de salvación del capitalismo.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Tu muerte será rápida e indolora