martes, 22 de octubre de 2013

7 cosas que los independentistas catalanes y los unionistas españoles deberían considerar antes de ponerse a debatir sobre la independencia


Porque hablando se entiende la gente, pero hablar por hablar, sin pensar, tan sólo lleva a gritar. Así que, tras este ripio cutre, aquí tenéis 7 cosas que los independentistas catalanes y los unionistas españoles deberían saber antes de ponerse a debatir sobre la independencia (creo yo):






Estimados unionistas españoles:




1- Los independentistas no son ni zombis ni Satanás

Sorpresa, sorpresa. Tomen aire, señores. Tengo que reconocer una cosa: desde Madrid nadie entiende todo esto. Para explicar el éxito de las jornadas independentistas, aquí la gente elabora lo que yo llamo "la teoría del zombi". Siguiendo esa teoría, un grupo de científicos locos malvados (los independentistas "auténticos") han logrado lavar el cerebro a una gran parte de los catalanes a base de propaganda y adoctrinamiento puro y duro (el T-virus independentista) y convirtiéndolos en (sí, lo han adivinado) zombis sin voluntad alguna. Esa visión, como iba diciendo, es un error. Grave. Por no decir un tanto insultante. Gran parte de los que se manifiestan a favor de un referéndum no son necesariamente nacionalistas iracundos y xenófobos (aunque siempre haya radicales) ni pobres idiotas que han caído presas de sus engaños. El éxito de las últimas jornadas de protesta pro independentistas se debe, precisamente, a que no han ido "los cuatro de siempre"; si no que han logrado que se sume una cantidad brutal de gente que, en principio, este tema ni les iba ni les venía, una muestra verdaderamente transversal de la ciudadanía catalana. Entender esto y establecer un diálogo con esos catalanes es algo FUNDAMENTAL, así, en mayúsculas. Porque una gran mayoría de los que salen a la calle con la estelada son, ni más ni menos, que gente normal, corriente y moliente, y más aún, con ideas muy diversas que van desde el conservadurismo alto burgués del pequeño empresario payés, hasta los partidarios de las comunas anarquistas autogestionadas de las CUP. Una gran parte de ellos está convencido de que sus ideas serán más escuchadas y respetadas en una Cataluña independiente que en una Cataluña unida a España. Y eso hace que, sin ser necesariamente nacionalistas, decidan apoyar la independencia. El "España nos roba", el agravio histórico, la propaganda machacona y toda esa narrativa que tanto le gusta repetir a los nacionalistas de pata negra, les es indiferente. O España entiende eso, y aprende que es con esa gente con los que hay que dialogar y no con cuatro mesías políticos de chichinabo, o estará perdida (rectifico: estaremos perdidos).

2- El deseo de independencia catalán está causado en gran medida por la decadencia del sistema político español

¿Por qué se ha sumado tanta gente al proyecto independentista justo ahora? Más aún: ¿Por qué se ha sumado gente al proyecto independentista, que no eran ni si quiera nacionalistas en un principio? La teoría unionista del los independentistas como zombis es errónea y sigue sin responder a "¿por qué justo ahora?". La teoría nacionalista de que estamos atravesando un periodo de especial represión centralista tampoco se sostiene lo más mínimo, máxime si se somete a un análisis histórico: Cataluña nunca había disfrutado de este grado de autonomía en España. No, no es un lavado de cerebro ni una reacción opresión alguna. Es una huída hacia adelante. A más se hunde el barco, a más se hunde España, mayor es el número de personas dispuestas a saltar de él y huir a nado. Así de simple. No, no se trata de la crisis económica, si no de la política. De saber que en este sistema político español nuestro, decadente, cerrado, y hecho de espaldas y contra el ciudadano, tu voz no se va a oír. Y entonces, surgen los cantos de sirena: "si fuéramos independientes... tu opción política tendría mayor voz. Al fin y al cabo, tu voto valdría más al reducir el censo electoral y un estado más pequeño es más sexy. Y te librarías por siempre de calamidades como Mariano Rajoy o Zapatero..." dicho y hecho: así es cómo se recluta para la causa independentista a gente que, simplemente, desean una mejor democracia. Sí, en efecto, la independencia no asegura un cambio político a mejor pero... el inmovilismo seguro que no. Y ante un desastre certero, muchos prefieren un desastre incierto: adelante con el aventurerismo político. España debe ser consciente, de que gran parte de las heridas son autoinflingidas y que la postura inmovilista de Rajoy y el "que no se toque nada" tan sólo van a lograr que aumente el apoyo a la independencia por esa parte del electorado catalán que ven el barco en llamas y un cinturón con tres candados que les ata al mismo. Apaguen el fuego, o alguien acabará cortando el cinturón aunque sea a dentelladas.

3- El referendum (bien hecho) no es el fin del mundo

Herejía. Anatema. ¡Traición! ¿Cómo puede decir un pretendido españolista apoyar un referéndum secesionista? Pues ya ven. Será que a mi eso de los temas "sagrados" son algo que me la suda profundamente frente al pragmatismo puro y duro. Pero llama la atención cómo el referéndum de independencia es algo que nuestros políticos intentan evitar por todos los medios, mientras que los de otros países como Inglaterra o Canadá no han dudado en emplear ¿por qué será? ¿porque nuestros políticos españoles son infinitamente más sabios y astutos que los canadienses e ingleses? No me hagan reír. No, tampoco se debe a que nuestros políticos sean más "intransigentes con la diferencia", que ya han demostrado unas tragaderas impresionantes, mucho más que los "respetuosos con la diferencia" ingleses que suspenden la autonomía del Ulster a placer, no hablemos ya de los franceses.Los políticos españoles lo que son es cobardes, ni más ni menos. Cobardes e interesados. Cobardes, porque temen enfrentarse al nacionalismo y ponerlo a prueba, temen y rehúsan controlar la narrativa de la relación entre España y Cataluña, de ahí que esta haya sido copada por los independentistas debido a la dejación de funciones por parte del estado central. Y son interesados, porque no quieren una solución al conflicto como tal: si esto se resuelve en un sentido u otro (independencia o unión) ¿con quién iban a mercadear y pactar ellos? ¿qué gran "conflicto histórico" del día tendrían para distraer a las masas? Ahora es cuando salta el listo: ¿y si ganan? Bien ¿ustedes creen que no hay herramientas ni instrumentos para evitarlo? ¿que no se puede convencer a la gente de que cambien su opinión? ¿que los catalanes son una especie de zombis, una vez más? Al llevar la iniciativa en este asunto, el estado central puede proponer las condiciones que más le convengan: redactar la pregunta (fundamental), iniciar la campaña a favor de la unión (hola, medios de comunicación) y establecer las circunstancias de la victoria de una opción u otra. Porque perdonen, pero dudo MUCHO que la independencia vaya a ser un sentimiento mayoritario en todas y cada una de las regiones catalanas o ni si quiera, entre el total del electorado catalán, ojo que no entre los votantes de un posible referéndum ¿Por qué va a ser esto un asunto de decidir únicamente entre los que votan si en Cataluña el único partido que vence en todas las elecciones es la abstención? Y lo mejor de todo: una vez termine, observen las consecuencias de este tipo de consultas, los precedentes históricos: el referéndum de independencia acabó con el nacionalismo quebequés. Acabará con el nacionalismo escocés. Y hará lo propio con el español. Si es el estado español el que lleva la iniciativa, claro, en vez de dejar que los nacionalistas jueguen una vez más a la puta y la Ramoneta, que dicen los catalanes. De lo contrario y de aplicar esa "firmeza rajoyiana" que no viene a ser más que un "virgencita, virgencita, que me quede como estoy", tendremos lo de siempre: inmovilismo, victimismo, vuelta a empezar. Y por ahí sí que no paso.


Estimados independentistas catalanes:



4- El "derecho a a decidir" no existe

En serio chicos, dejadlo ya, por favor. Dejad de usar este término y así esta discusión se alejará de los debates sobre política que uno tenía en el instituto y que invariablemente terminaban en un "facha de los cojones" o "rojomierda". El derecho a decidir, el derecho a la autodeterminación, el derecho a las consultas, el derecho a la secesión, llámenlo como les de la gana, no existe, y el reclamarlo como parte del discurso independentista es el equivalente intelectual del adolescente que reclama el derecho a la información para protestar porque su padre le ha castigado sin ordenador. El llamado "derecho a la autodeterminación" hace referencia al proceso de descolonización que llevó las naciones Unidas al finalizar la Segunda Guerra Mundial, y que salvo que verdaderamente creas que Madrid va a bombardear Barcelona con cazabombarderos en breve e imponer la ley marcial (es decir, salvo que estés loco de remate o viviendo en el siglo XVIII), es inaplicable a este caso. Para los despistadillos del tema, decir que no existe en todo el mundo un sólo país, centralizado o federal, democrático o no, cuya constitución o carta de derechos contemple el derecho a independizar uno de sus territorios en referendum si así lo desean sus habitantes. Ni uno sólo. Ni Estados Unidos, ni Alemania, ni si quiera una confederación y democracia tan fieramente directa y descentralizada como la suiza lo contempla. Básicamente porque lo que semejante "derecho" implica es acabar con la gobernabilidad de cualquier estado, ya que aplicándolo a sus últimos extremos, hace imposible que se aplique ninguna ley: ¿Y si votamos en contra de ella en mi región? ¿en mi ciudad? ¿en mi barrio? ¿en mi escalera de vecinos? Es demencial pretender que pueda funcionar ningún estado con semejante "derecho". Y sobre todo, es interesadamente frentista y victimista, plantear la consulta como un "derecho" que el malvado opresor extranjero te quita. España no te está robando ningún derecho. España está pretendiendo ser un país como otro cualquiera. Eso no quiere decir que esta consulta sea ilegítima o que no se pueda plantear. De hecho, estoy a favor de la misma. Pero por favor, presentarla como lo que es: una aspiración democrática como otra cualquiera. No un derecho fundamental que el malvado Madrit te roba. Porque entre otras cosas, plantear el debate desde una posición de agravio hace imposible que el diálogo resultante sea tranquilo o constructivo.

5- La independencia nos hará más pobres a todos, sí o sí. Y os están vendiendo la burra.

Lo siento mucho, pero no existe, hoy por hoy, ningún sólo caso en toda la historia en la que la independencia de un territorio haya beneficiado económicamente a ninguna de las dos naciones restantes. Ni uno. Jamás. Incluso los procesos más cordiales y pacíficos de separación como la disolución de la unión escandinava o el "divorcio de tercipelo" entre Chequia y Eslovaquia (realizadas ambas de mutuo acuerdo) han terminado invariablemente por hacer todas las partes implicadas más pobres. Los círculos económicos y de cooperación, a más grandes, más eficientes, siempre. El nacionalismo se empeña en ignorar la economía de escala, amén de pasarse por el forro la inseguridad jurídica que traen los procesos de independencia, que provocan invariablemente una fuga de capitales a mansalva. Eso último no se trata de una amenaza con el cuento de la lechera: ya está pasando. Hoy mismo, oigan. Madrid recibe a día de hoy cuatro veces más inversión internacional que Barcelona, una desproporción que su capitalidad no justifica ni de lejos, siendo un desequilibrio que, observando la evolución de las cifras en el tiempo, arranca con el proceso independentista iniciado por el Tripartit. No es casual. Es la consecuencia lógica de levantar fronteras en un mundo globalizado, y así lo han expresado multitud de empresarios extranjeros. Sí, en efecto, tú no renuncias a vender a "un mercado de siete millones de personas", que para algo la pela no entiende de banderas. Pero sí que renuncias a colocar tus sucursales, tus centrales de I+D y tus centros de distribución en países de nueva creación que no sabes cómo van a funcionar ni qué leyes van a seguir. ¿Podré etiquetar y distribuir mis productos en español? ¿qué hago con mis empleados que vienen de otras regiones de España, necesitarán pasaporte? ¿Cobrarán aranceles en las nuevas fronteras? Son mágicas preguntas cuya respuesta ningún empresario en su sano juicio quiere comprobar por sí mismo. En cuanto al discurso promulgado por los economistas afectos al régimen nacionalista sobre cómo una Cataluña independiente se convertirá en una potencia económica debido al espíritu emprendedor catalán, estamos ante otro nuevo caso del espejismo del oasis catalán. "Nos irá cojonudamente porque somos cojonudos". Bravo. Maravilloso razonamiento. Cataluña es una región próspera e importante en el tejido industrial español, sí. Y en el resto de España haríamos bien en aprender de la profesionalidad de los catalanes, también. Pero Cataluña no es, ni de lejos, la región más productiva de España, ni la más rica, ni la menos corrupta, ni la que más ha crecido en estas últimas décadas ni la mejor administrada. Eso último, más bien ha sido al revés. El discurso económico independentista, simplemente, no se basa en la realidad, si no que se limita a explotar la imagen que los catalanes tienen de sí mismos. "Somos los mejores". ¿Están seguros? Dejen de pensar con el ego. Comiencen a pensar con la cartera. Porque la hostia económica que nos podemos dar ambos puede ser mayúscula.

6 - Es más fácil independizarse que democratizar un sistema político

El último y mayor autoengaño: creer que los males endémicos propios de la política catalana, van a quedar extirpados de algún modo al cortar los lazos que la unen con la vida política española, supuestamente más corrupta. Permítanme que lo dude. No digo ya que la situación no vaya a mejorar. Es que creo honestamente que va ir a peor. A mucho peor. Porque a poco que uno analice esto, la situación tiene más que ver con la independencia de América Latina que otra cosa: élites locales liderando un proceso de independencia frente a un malvado opresor español ¿les suena de algo? ¿Les suena como acabó todo aquello? Y oigan ¿no les resulta un poco, no sé, "sospechoso" que sean esas mismas élites locales y extractivas las primeras interesadas en fomentar este proceso? ¿los mismos del Millete, Palau y el 3%, son los que van a llevarte a una Cataluña independiente y más democrática que la actual? Vamos hombre y qué más. Las élites catalanas buscan un poder absoluto sin cortapisas, de ahí que deshacerse del estado central sea su principal prioridad. Es un "quítate tú para ponerme yo" descarado. Una Cataluña verdaderamente democrática, es decir, con un sistema de contrapoderes que limite el abuso gubernamental y dé autonomía al ciudadano, es el anatema de lo que busca gente como Artur Mas, Junqueras u Oriol. Tan sólo la CUP ha dedicado algo más de dos segundos a pensar en ello, y aún así, las acusaciones de españolista a todo aquel que ose cuestionar el dogma de fé de que una Cataluña independiente sería automáticamente más democrática que la actual dicen mucho sobre el afán totalitario que hay detrás de ese apoyo de la oligarquía catalana al proceso independentista. El que se reduzca el censo electoral no implica que tu voto vaya a valer más de facto por mucho que lo haga sobre el papel, como tampoco implica un mayor control civil del gobierno ni una mayor calidad democrática, como bien saben otros pequeños países como Guinea Ecuatorial, Georgia o Grecia. Un estado más pegado a la nuca del ciudadano facilita el control del gobernante sobre el gobernado, no a la inversa. Bruselas no es quien multa a los mendigos de las calles de Madrid, señores. Ni quien multa a los comercios de Barcelona por rotular en español. La opresión siempre se ejerce por proximidad.

Estimados todos:



7 - Os están manipulando porque cuanto más odiemos al enemigo exterior, menos nos cuestionamos a nuestros propios dirigentes

Que no aprendemos joder. Divide y vencerás. Quienes llevan dividiendo y venciendo es nuestra casta dirigente de nobles feudales reconvertidos en políticos profesionales. Ese es el enemigo a batir, no la  gente que vive en otra comunidad autónoma. Pero aquí seguimos empeñados en demonizar al vecino del frente que  tiene una televisión de plasma y un acento raro. Y así nos va, por idiotas. Y por xenófobos.

8 comentarios:

Unknown dijo...

4.- La reducción al absurdo de "mi pueblo, mi barrio, mi escalera de vecinos" parte de la premisa que Cataluña no es una nación. Independientemente del pasado, existe un sentimiento nacional que deja claro que Cataluña es un pueblo que quiere ejercer su derecho a ser lo que quiera.

O, como tu dices, despreciándolo, la autodeterminación. Que es a lo que apeló Kosovo (no precisamente una colonia) para pedir su independencia.

5.- No sé de donde sacas que todos los paises independientes son más pobres que la entidad "matriz" de la que se separaron. Pero dudo mucho que los finlandeses se arrepientan mucho de haberse independizado del bloque soviético.

6.- Me encanta que tengas un lector de mentes que diga que es lo que quiere realmente Mas o Junqueras. Aparte de eso, parece bastante obvio que los catalanes tenemos la capacidad de echar a Mas, A Junqueras o a cualquier otro de la Generalitat, pero lo tenemos mucho más complicado para quitar a Rajoy (o Rubalcaba, o quien sea) de la Moncloa. Es decir, independienemente de cómo sea un futuro gobierno independiente de Cataluña, tendremos más capacidad de controlarlo mediante las urnas, cosa que ahora no podemos hacer con el Gobierno de España, al disponer de poco más del 12% de los escaños.

Miguel Angel Martínez Garrido dijo...

Con conocimientos de economía, una mente moderada y unos razonamientos coherentes llegarás lejos como político... en otro país.

Ikael dijo...

Estimado anónimo:

4 - Absolutamente cualquier grupo humano, repito, el que sea, puede ser considerado una nación, como definición arbitraria y emocional que es, nación española inclusive. Es una reducción al absurdo porque el mero hecho de definir un "Nosotros VS ellos" es absurdo y arbitrario en sí mismo.

5- Los finlandeses no se "independizaron" del bloque soviético, si no que fueron ocupados por la URSS. Los únicos procesos de independencia que benefician a una de las partes consisten en ocupaciones militares (caso de Finlandia, que no el de Cataluña) y sistema coloniales al uso (independencia de las colonias americanas), pero nunca dentro de un mismo país en el que su territorio independizado es una provincia como sí es el caso, ni si quiera aunque dicha provincia se considerase una nación (caso de Algeria y Checoslovaquia). Para un análisis más detallado, este es un artículo muy bueno:

http://www.theglobalist.com/to-secede-or-not-to-secede-the-case-of-europe/

6- Cataluña es de las CCAA con una representación más proporcional a su peso demográfico dentro de España, más favorable que otras regiones como, por ejemplo, Madrid. Pero vamos...

Gracias por lo que me toca Miguel Angel, pero sip, seguimos siendo el mismo pueblo que gritó aquello de "¡Vivan las caenas!". Ains.

Anónimo dijo...

En el punto 4 tienes un error: sí hay al menos un país que tiene un territorio que puede independizarse si lo quieren sus habitantes, sin necesidad del consenso con los demás. Concretamente es el caso de Texas en Estados Unidos

Ikael dijo...

Fé de erratas: Anónimo tiene razón. Aunque raro de ver, algunos estados dentro de países como Estados Unidos o Brasil sí que tienen constituciones o estatutos propios que reconocen su derecho a la salida voluntaria del país.

Cabe también decir que ninguna de las constituciones de esos países a nivel federal (no regional) lo admite, y en el caso de EEUU y Canadá, todos los veredictos legales emitidos concluyeron que dicho derecho no existía.

Aún así, debo de reconocer humildemente mi error. Mi aseveración tajante de que "no existe derecho a decidir" debe ser matizada.

Anónimo dijo...

Yo si creo que la independencia será economicamente beneficiosa para las castas (al alimón casta política, casta económica) que han creado el movimiento independentista. Al menos será neutra. Es como un negocio arriesgado: si sale bien nos forramos, para si sale mal, hacemos un dlseño previo que minimice las pérdidas o, incluso, las anule. El problema es para las pobres gentes (distinto de gentes pobres, que también), que engañadas en los hechos históricos y realidades económicas, espoleadas desde lo visceral, con la promesa de llenar más y mejor el estómago, sufrirán las penurias de la cruda realidad. Pero bueno, esta historia es la de siempre. Los pueblos siempre son necesarios para las revoluciones que promueven las castas X. Despúes como los klines... (Ej. burguesía francesa contra aristocracia francesa; marxistas-leninistas contra burguesía-aristrocracia rusas. Etc., etc.)

Anónimo dijo...

Me gustaría intervenir, ya que por casualidad leí el post. Es sobre la famosa afirmación de "el derecho de libre determinación de los pueblos". Lex ferenda, aceptado éste principio, se trata de los pueblos sometidos a colonización o situación equivalente de hecho, y tanto catalans como españoles han tomado el hecho en su beneficio, ahora bien, decir que el derecho internacional no avala una posible secesión o independencia de Catalunya es un craso error, tanto de derecho internacional público como de pragmatismo. Cabe recordar que en el D.I.P impera, por encima de todo, el consentimiento del estado, que es uno de sus principios... y eso es muy importante, porque el apócrifo al derecho cree que en materia internacional la regulación jurídica es un equivalente al derecho interno de cualquier estado, cosa totalmente incorrecta y carente de sentido. El D.I.P, en resumen, ni avala ni prohibe ni opina sobre la posible secesión o absorción de un estado o estados, simplemente se limita a establecer ciertos procedimientos para la normalización de la situación frente a las relaciones internacionales, ergo, contempla la secesión. Y para finalizar podríamos decir que, paralelamente a la existencia de un nuevo estado (que es un hecho real), fruto de un cambio jurídico a nivel general en un territorio, debería verse el grado de aceptación y reconocimiento internacional (hecho que puede derivarse o no en la eficacia y la "buena salud" del estado, pero que nunca modificará la existencia del mismo). En pocas palabras, podríamos decir en consecuencia que el D.I.P contempla tal posibilidad, y que el aval concreto al principio de libertad de los pueblos colonizados se refiere a una situación que merece una especial protección hacia tal hecho (por razones históricas y de abuso en diferentes perspectivas), que si no hace lo mismo con la independencia de otros territorios es por la situación de normalidad e igualdad entre éstos GRACIAS A LOS VALORES DEMOCRÁTICOS OCCIDENTALES. Conclusión: 1- El principio de libertad de los pueblos no contempla en su rúbrica los que no sean colonias. 2 - El derecho internacional público si contempla la secesión combo cambio jurídico de un territorio. 3 - Hay que diferenciar entre la protección y la contemplación.

Anónimo dijo...

Añado a mi anterior comentario que, de la misma manera, no puedo soportar más a los medios de comunicación y a los "Bienentendidos intelectuales" en general que hablen sobre la veracidad del término nación sobre el territorio catalán. Pues bien, partidendo de que el concepto de estado con todo lo que eso conlleva, ha variado conceptualmente hasta nuestros días, con especial relevancia de los cambios jurídicos acontecidos en la Paz de Westfalia del siglo XVII, Catalunya fué una nación atendiendo a los criterios (internacionalmente aceptados) de definición de nación por reunir: población con núcleo estable, territorio delimitado en sus competencias territoriales de administración general inclusive ciertos supuestos de administración fiduciaria y gobierno efectivo y completo que atienda todas y cada una de las necesidades del territorio y la población que, además, representa. En resumen, se puede ser español, pragmático, demócrata y racional sin menoscabo del patriotismo. Querré, y ahora en clave personal, que los catalanes se queden (tengo familia allí) y además creo en el poder de la unión, pero si la voluntad de su gente es irse, antes que el amor a la patria o al poderío conjunto económico o político o social, tengo amor hacia la democracia y la libertad. Veo que tanto allí como aquí se están descubriendo muchas máscaras a raíz del tema catalán, la corrupción y la mala y desigual gestión del país en general

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario. Tu muerte será rápida e indolora